Os proponemos una receta sencilla y barata, perfecta para todos los miembros de la casa, porque la base es una pechuga de pollo, una carne blanca magra que normalmente suele ser un poco insípida, pero que gracias a una salsa de pasas y frutos secos le vamos a aportar mucho sabor y jugosidad.

En esta ocasión la vamos a acompañar de una ración de arroz blanco para tener un plato que, acompañado de una buena ensalada será un menú completo para toda la familia.

Ingredientes

  • Pechuga de pollo limpia de piel y grasas, 350 g
  • Sal
  • Lima, 1
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada

Para la salsa de pasas y frutos secos:

  • Chalotas, 2 (o una cebolla pequeña)
  • Pimientos del piquillo asados, 5 o 6
  • Mantequilla de cacahuete Capitán Maní, 4 cucharadas
  • Pasas de Corinto, 50 g
  • Leche de almendras sin azúcar, 350 ml
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas

Preparación de la pechuga de pollo con salsa de pasas y frutos secos

01: Hidratar las pasas de Corinto

Ponemos las pasas de Corinto en un bol y añadimos 100 ml de leche de almendras sin azúcar.

 

 

02: Saltear el pollo

Cortamos el pollo en tiras finas, lo sazonamos con sal y pimienta y lo salteamos en una sartén a fuego alto con una cucharada de aceite de oliva virgen extra hasta que esté dorado pero sin tostarse. Lo reservamos junto con los jugos que haya podido soltar.